Saltar al contenido
SHOESPIRACY: EL DOCUMENTAL DE VIVOBAREFOOT QUE HARÁ QUE QUIERAS SEGUIR A TUS PIES.

SHOESPIRACY: EL DOCUMENTAL DE VIVOBAREFOOT QUE HARÁ QUE QUIERAS SEGUIR A TUS PIES.

SIGUE A TUS PIES, NO A LA MODA.

Tiempo recomendado de lectura:  11 minutos y 10 segundos.

La mayoría de los zapatos no se parecen en nada a los pies que cubren, lo cual es extraño teniendo en cuenta que si nos quitamos los zapatos, nuestros pies funcionalmente siguen siendo los mismos, y esto no ha cambiado en los últimos milenios. Sin embargo, lo que sí que ha cambiado es aquello con lo que envolvemos nuestros pies.

 

 

Los primeros zapatos tradicionales…

Si volvemos al principio, los primeros homos sapiens -y los neandertales- ya curtían y trabajaban el cuero para cubrirse los pies. Pero llega un momento en nuestra historia en el que la moda supera a la función de la forma de los zapatos y su diseño comienza a desviarse seriamente de la forma del pie. Tanto es así que, en los últimos siglos, las tendencias en el diseño del calzado incluso han distorsionado nuestra idea de cómo debe ser el pie en sí. Las formas de los zapatos locos se han puesto de moda, incluso se han normalizado, y esto puede ser un claro detrimento de nuestros pies y, en última instancia, del movimiento humano saludable.

La forma tradicional del zapato tal como la conocemos hoy en día se diseñó originalmente como una bota con puntera en punta para permitir que los pies se deslizaran fácilmente en los estribos de los caballos y con un bloque en el talón para evitar que se deslizaran demasiado. En el pasado, la forma y la calidad de las botas de un caballero eran un indicador bastante bueno de que sus habilidades ecuestres estaban a la altura y que tenía un paseo decente en el exterior.

Para las mujeres, tener pies delicados significaba estatus social y, por lo tanto, su calzado se hizo para replicar esta característica; el material, la altura y la forma del zapato dictaban cómo podía moverse una mujer, así como cuánto de su cuerpo revelaba.

A día de hoy, no muchos de nosotros viajamos a caballo, y las mujeres igual que los hombres necesitan moverse, por lo que es extraño que estos diseños sigan siendo la base de la gran mayoría de los 23 mil millones de pares de zapatos fabricados cada año: un talón de alguna forma y un dedo del pie puntiagudo o redondeado.

 

Los efectos de un uso prolongado de los zapatos convencionales.

La moda ha dictado nuestros pies hasta el punto en que muchos ahora tienen forma de zapatos en lugar de pies. Las mujeres, más propensas a usar zapatos más estrechos y puntiagudos, tienen cuatro veces más probabilidades de tener problemas dolorosos y debilitantes en los pies que los hombres, lo que hace destacar la dolorosa realidad del entorno en forma de zapato al que obligamos a nuestros pies a estar. Pero no son solo los tacones altísimos de las mujeres los que tienen la culpa: cualquier tipo de tacón pone a nuestro cuerpo en fuera de control. Y esto afecta a los niños en crecimiento incluso más que a los adultos: el tacón de 2 cm (como en algunas de las zapatillas de deporte más vendidas del mundo) es el equivalente a un tacón de 5 cm en un adulto. Y difícilmente pondrías a tu hijo en tacones altos, ¿verdad?

Nuestros pies se adaptan al entorno en el que están metidos repetidamente; la moda ha superado a la función y lo normal lamentablemente ya no es natural. ¿Resultado? Nuestros pies, cuerpos y la forma en que nos movemos sufren.

Los zapatos convencionales le roban la potencial natural a tus pies, aumentando el riesgo de lesiones y comprometiendo tu equilibrio y movilidad. Tan solo seis meses utilizando VivoBarefoot serán suficientes para que la fuerza natural de tu pie aumente en un 60 %, ayudándote a recuperar toda tu supernaturalidad.‌ Si quieres ver el documental completo puedes hacer click aquí: ver shoespiracy.

Los beneficios de crecer descalzo:

Los niños que crecen descalzos tienen pies más fuertes y anchos y presentan menos casos de pie plano que los niños que usan zapatos con regularidad. También se ha demostrado que los niños descalzos obtienen mejores resultados en el equilibrio y las habilidades motoras que los niños que sí que utilizan zapatos.

Diseñando la zapatilla minimalista perfecta a partir de la forma del pie: Avances a lo largo de la historia.

Los diseños con forma de zapato también influyen en el diseño de los zapatos para hacer deporte: ¡zapatillas deportivas, tenis o como quieras llamarlos! – Desde que se pusieron de moda a partir de los años 70, nuestros pies han seguido deformandose.

En la década de 1700, un naturalista, antropólogo y anatomista holandés describió los zapatos de moda de su época como “instrumentos de tortura”, mientras que, en la década de 1850, James Clark de la casa Clarks diseñó sus botas y zapatos “higiénicos” teniendo en cuenta los “principios anatómicos” para hacer del “caminar un placer”. En 1905, un médico llamado Phil Hoffman publicó un estudio sobre los pies de los indígenas que nunca usaban zapatos y concluyó que en el calzado, la moda “tiene más influencia que razón’.

No fue hasta principios de la década de los 2000 que la forma de los zapatos comenzó a despertar interés nuevamente en la conciencia pública. Una de las empresas de calzado más grandes del mundo se enteró de que los atletas de Stanford entrenaban descalzos en el campo de golf de la universidad y comenzaron a experimentar con las características de los pies descalzos para obtener un calzado más minimalista y sencillo. Diseñado para permitir que los pies se muevan naturalmente, se convirtió en la línea de calzado más lucrativa de Nike hasta la fecha; las Nike Free acolchadas pero muy flexibles.

Mientras tanto, en el Reino Unido, un joven estudiante de diseño y jugador de tenis que se lesionaba a menudo, no dejaba de doblarse los tobillos sobre el borde de sus blandas zapatillas deportivas convencionales. Así que tomó sus suelas con un cuchillo de pan, cortándolas y reemplazándolas con la capa delgada de la cubierta de su raqueta de tenis. Con su amigo zapatero, Galahad Clark (y fundador de Vivobarefoot), fueron un paso más allá y se dieron cuenta de que el zapato perfecto no se trataba solo de tener la forma del pie, sino que también necesitaba una suela delgada.

Millones de años de I+D nos han llenado los pies con toda la tecnología que necesitamos: Tecnología natural que está ahí por una razón, así que dejemos que los pies hagan lo que mejor saben hacer y démosle la libertad que se merecen: Bienvenidos a la revolución descalza, bienvenidos a Vivobarefoot.

¿A qué esperas?, ¡Free callos y deja a tus pies salvajes y descalzos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda